Un niño filipino de 15 años crea unas zapatillas que generan electricidad

by VeoVerde


Posteado 27 de agosto, 2014



La vida es energía corriendo a través de nuestros cuerpos, cada vez que realizamos alguna actividad lo que estamos haciendo es transformar esa energía en otra cosa. Por esta razón no es de extrañar, pero sí de admirar, que Angelo Casimiro, un chico filipino de 15 años, haya inventado una forma de producir energía eléctrica con sólo caminar.

A través de una plantilla que se coloca en el zapato, se aprovecha la energía eléctrica de cada paso gracias a los materiales piezoeléctricos con los que está hecha. Cada vez que se presionan estos materiales se genera un voltaje de corriente alterna por lo que a paso constante, puedes tener una pequeña fuente de energía.c


El joven no sólo inventó esta plantilla, también tiene un blog en el que comparte sus hallazgos, inventos y la teoría detrás del invento en el que ha trabajado los últimos 4 años. Angelo dice que la piezoelectricidad ha estado presente desde mediados del siglo XVIII y no es más que la carga eléctrica que se acumula en algunos materiales sólidos en respuesta a una tensión mecánica aplicada.

Aunque el dispositivo de sirva para cosas tan sencillas como cargar un teléfono celular es mucho más útil de lo que parece, no volverías a preocuparte por quedarte sin batería durante unas vacaciones, de hecho, un paseo serviría para hacer dos cosas a la vez.


Otra de las cosas que me sorprende de Angelo y su invento es que aún no cree que esté listo para su distribución masiva a pesar de ser operativo en su totalidad. Los planes de Angelo se enfocan a crear un dispositivo de código abierto en el que varias personas puedan aplicar sus ideas para mejorarlo y darle usos más amplios.


Puedes encontrar las instrucciones para crear tu propio dispositivo en el sitio de Instructables de Angelo. Este chico es otro de los finalistas de la Feria de Ciencias de Google y una gran mente de nuestros tiempos.




Contacto

* Tienes que completar todos los datos

Nosotros ¡Nuevos amigos!